Algunas Dificultades en la Conducta y Estrategias. Sugerencias para el aula y su refuerzo en casa.

Estrategias para reforzar el comportamiento en el aula.

      Primero indicar a los niños cuál es el objetivo de manejar un reglamento en el salón, este debe ser enfatizar una convivencia armónica entre todos los que están en el aula en la mañana de trabajo, después se realiza el reglamento con ellos, dirigiendo las reglas hacia nuestro objetivo. Se sugiere que se maneje el reglamento en el aula con dos elementos importantes, en cartulina cada uno y en un lugar visual, se pueden usar palabras además de imágenes que le indiquen al niño qué se está reforzando.

– En una cartulina se pondrán de preferencia 4 reglas, las cuales nos ayudaran a convivir mejor, y se pondrán enfatizando lo que se necesite que los niños hagan con su comportamiento, es decir, si queremos que no se lastimen entre ellos, la regla sería “SER AMIGOS”, que finalmente eso es lo que se necesita que sean los niños, y de la misma manera las reglas restantes.

En la otra cartulina se pondrán las consecuencias de lo que ocurrirá si no se cumple la regla, las cuales deben ser coherentes a la propia regla. Es necesario poner cuando menos una consecuencia para cada regla.

Es importante que lo que se les diga a los niños se les cumpla, debe haber firmeza del adulto y tanto las reglas como las consecuencias deben ser claras, cortas y sencillas.

Estas se deben de reforzar todos los días con cualquier actividad que considere y por breve tiempo, aunque ya las conozcan se deben retomar.

A continuación, dos ejemplos de como deben ponerse las reglas en el grupo, junto con sus consecuencias:

Elaborado por una educadora del Jardín de niños “Uximba pal”. Cancún, Quintana Roo.

Ejemplo de reglas y sus consecuencias, elaborado por una educadora del Jardín de niños “Uximba pal”. Cancún, Quintana Roo.

– Otra estrategia que beneficia a los niños con dificultad en el comportamiento es el que al niño se le ponga como ‘asistente’ de la educadora y que le ayude con algunas actividades del salón, una actividad de esto es por ejemplo: “El protagonista de la semana”, en el que en un recipiente se ponen las fotos o el nombre de los niños y se saca a uno de ellos (de preferencia sacar la foto del niño con dificultad) para que sea el primero y ayude a mejorar el comportamiento; previo a escoger al niño, se platica con ellos esta actividad diciéndoles que hay varias compromisos que debe cumplir, como el que esos días principalmente su comportamiento sea de ayuda y amistad hacia sus compañeros y educadora pueden poner más compromisos si se necesita; también se les indica que si no cumple el nombramiento pasara a otro niño; con esto permitimos que estos niños se sientan importantes y se responsabilicen de su comportamiento y lo intenten mejorar, al final de la semana si cumplió con todo, se puede estimular con algo que le reconozca su esfuerzo.

– También se puede recurrir a otra estrategia llamada “Tiempo fuera”, esta se debe hacer dentro del aula, es decir si el niño no accede a lo que se le indica, se le cambia de actividad diciéndole por ejemplo que se necesita que ordene las crayolas del salón, eso le da tiempo para que se dé cuenta que no estaba haciendo lo que se espera de él, mientras la educadora le cuestiona lo que pasó y como se puede resolver o mejorar.

– Otra estrategia es realizar actividades de afectividad, como por ejemplo hacer dos filas y ponerse una frente a la otra y darse un abrazo o decirse algo agradable.

Cuando el niño esté agrediendo a otro, se le puede contener con firmeza, y mientras se le debe de hablar y decirle que se calme y que lo va a soltar si está tranquilo, y si ve que el niño va a agredir de nuevo volver a contenerlo y decirle que no puede dejarlo hasta que se tranquilice y cuestionarlo acerca de su reacción y preguntarle de que otra forma se puede resolver la situación para que reflexione sobre su comportamiento.

Es muy importante que la educadora pueda prevenir en el niño los comportamientos agresivos, ya que conoce las reacciones de ellos, por lo que una estrategia que ayuda en esta prevención es acordar con el niño una clave secreta, la cual solo él y la educadora conozcan, y la usen cuando la educadora se dé cuenta que el niño va a agredir a otro la diga y eso permita que el niño frene este comportamiento, además de que a estos les niños les resulta benéfico porque saben que solo ellos saben de que se trata y los hace sentirse muy importantes ante el resto de los compañeros.

Con todo esto lo que se pretende es mejorar el comportamiento de los niños, pero hay que enfatizar en lo que se espera de los niños y para qué les va a servir esto. Se debe realizar esto por el tiempo necesario y variar las actividades que ayuden a las estrategias que se indican.

Disciplinar en casa a los niños.

El manejo de la disciplina en casa es una parte muy importante en el desarrollo de los niños, ya que permite una convivencia armónica entre los miembros de la familia, para ayudar a que esta sea más adecuada existen estrategias que favorecen que el niño la practique junto con toda la familia.

Los padres deben tener claro para qué se necesita la disciplina en casa y que esta no debe ser con castigos ni con otras formas que humillen o lastimen al niño, por lo que primero hay que saber que esta nos sirve para la convivencia armoniosa de todos los que habitan en la casa, y que hay diferentes maneras de enseñarles a los niños a mejorar su comportamiento en todos los entornos en los que se desenvuelve.

– Primero hay que entender que debemos de tener reglas en casa y preparar al niño para que sepa que en todos lados hay reglas que se necesitan seguir; por lo que hay que trabajar un reglamento en casa para todos los integrantes, con sus consecuencias, si es que no se respetan las reglas que se establezcan. Es muy importante que se inicie con pocas reglas (de 4 a 6) y tener en las mismas las consecuencias para cada regla. Las reglas se deben enfocar hacia lo que se necesite que el niño haga, como por ejemplo, recoger los juguetes se pone así, porque eso es lo que se necesita que haga.

Una parte muy importante de esto es que lo que se les diga se cumpla con firmeza, ya que si no son constantes, la estrategia no funciona.

– Las reglas deben ser claras, cortas y sencillas, lo mismo que las consecuencias.

– Es muy importante también que estas reglas se realicen entre todos y no las impongan solos los padres, ya que de esa manera los niños se integran al núcleo familiar y se sienten tomados en cuenta y muy importantes, favoreciendo esto mejorar su comportamiento.

Recopiló: Ps. Mtra. Lourdes I. Garza Cuevas.

email: lugarza54@hotmail.com

USAER Preescolar 23FUA0037E

Fuentes:

– Stein, David. Mi hijo se distrae en la escuela. Mitos y realidades sobre el déficit de atención. Editorial Grijalbo.

– Orientaciones generales para el funcionamiento de los servicios de educación especial. Secretaría de Educación Pública 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: