Calidad y Equidad en la Educación del siglo XXI

Nos encontramos entrando en la 2a. década del siglo XXI, los niños y niñas que hoy cursan su 2o y 3er grado de educación preescolar, si bien les va , muy probablemente terminarán su carrera alrededor de 2028, para ese entonces tendrán entre de 21 y 22 años. Nosotros como docentes tendremos unos 17 años más encima.

¿Cómo será la vida para ese entonces? Se habrán cumplido las predicciones climatológicas? ¿Qué habrá pasado con nuestro país, habrá logrado catapultarse al primer mundo? ¿Cual será el nuevo orden económico mundial, habrán perdido su hegemonía los Estados Unidos de Norteamérca? ¿Cómo serán los nuevos aparatos tecnológicos? ¿Cuales serán los mejores trabajos y las principales carreras?

Las preguntas anteriores nos podrían llevar a escribir libros enteros… pero quizá como docentes la  más valiosa que debamos hacernos es:

¿Eso que hoy hago con mis alumnos, tendrá trascendencia en su vida futura, como persona y como individuo integrante de la sociedad? ¿Le será valioso para desempeñarse en un orden socioeconómico mundial nuevo? ¿Le ayudará a transformar su vida personal, comunitaria y social en algo mejor de lo que hoy vemos?

La capacidades, habilidades y destrezas que hoy tengo, ¿son las necesarias para educarlos en un mundo de constante cambio?

Para realizar una reflexión más amplia, me parece pertinente retomar partes de las lecturas del “Curso Básico de Formación Docente para Maestros en Servicio 2011”, en lo que se refiere a Relevancia de la Pofesión Docente, el texto de Competencias docentes para el siglo XXI, de De la Garza Solis (2003). Ella refiere que:

“El mundo globalizado del siglo XXI presenta muchos retos en la cotidianidad de los niños y los jóvenes, quienes requieren el desarrollo de varios tipos de saberes, como los ha definido la UNESCO: Saber Ser, saber Hacer, saber Convivir. Integrar los conocimientos, habilidades y valores necesarios para ello, implica un gran esfuerzo de padres y maestros… El avance del conocimiento y la innovación en los modelos pedagógicos están obligando al ejercicio de más de un papel en la docencia: facilitador del aprendizaje, tutor, orientador educativo, diseñador de materiales didácticos, elaborador de instrumentos de evaluación, asesor para padres, mentor o guía de colegas novatos, etc. “

También refiere que Elena Luchetti (2008) propone una matriz de formación docente que responda a las exigencias de la educación contemporánea que implica formarse en y para, de las cuales comentaré brevemente.

a) La Diversidad de la sociedad que está cada vez más interconectada; que conlleva a contemplar y atender las diferencias no sólo físicas y de las capacidades, habilidades, destrezas y conocimientos, sino también las  económicas, políticas y sobre todo ideológicas y religiosas, las cuales nos han llevado a más guerras por sí mismas, que por razones validas de subsistencia.
b ) La necesidad de una Educación Permanente: ante el constante y acelerado progreso del conocimiento; el docente no puede ser ajeno.
c ) El trabajo por competencias en un mundo laboral en continua especialización, surgimiento constante de nuevas carreras y nuevos medios tecnológicos, que obligan al docente a competir por la atención con ellos y a incorporarlos en sus prácticas.

e ) El empleo de otros espacios curriculares, además de la clase magistral (seminarios, talleres, mediatecas, laboratorios, prácticas de campo, modelos abiertos y a distancia, etc.); aún sigue vigente la experimentación y las vivencias directas como generadores de aprendizajes significativos.      

….                        

g ) Fomentar la participación que lleva al aprendizaje colaborativo y al compromiso social; hay que dejar de lado el aprendizaje individualizado, el cual ha tenido como mayor coste la competencia desigual y la generación de una sociedad indolente.

etc….

Teniendo en cuenta las aportaciones de las autoras y mis reflexiones personales, podemos darnos cuenta que tenemos que incrementar la Calidad de nuestras prácticas, la realidad nos ha rebasado y en mucho… Tenemos que educar en la Diversidad, en la acepción más amplia de la palabra, la globalización es un fenómeno real, y cada vez se notarán más sus implicaciones hasta en las poblaciones más aisladas y pequeñas.

Se hace necesario Romper los Paradigmas preestablecidos de la educación de todos los niveles (y no hablo de una rebelión), sino de una re-evolución que va desde la propia concepción de lo que significa Educar, pasando por las Metodologías y la Organización, hasta la forma de Evaluarnos y Relacionarnos, y de nuevo, volver a comenzar.

Si en verdad queremos aportar nuestro granito de arena, si en verdad queremos dejar huella, es necesario hacer las cosas de forma diferente, más profundamente pensada, los niños y las niñas de ahora, quizá podrán recordarnos y mantener vivas nuestras memorias, en un pedacito de sus corazón.

 Desde la Educación Inicial, Preescolar, Primaria y Secundaria, hasta la Preparatoria y Universidad, formemos una sola cruzada para elevar la Calidad de la Educación.

“Calidad y Equidad para la Diversidad”, en todos los niveles de la Educación.

GRAN, RETO…!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: